La Ruta de la CucharaMe uní a este grupo con la intención de entregar y servir, y al término de la primera jornada, me di cuenta que en realidad recibí.

En esta primera salida vi como un grupo de voluntarios se organizó para, en primera instancia, realizar las compras requeridas, las que posteriormente fueron materia prima para un segundo equipo, el de cocina. Mamás, papás e hijos a partir de las 17:00 horas se reunieron para preparar unas ricas lentejas. Los primeros patroncitos fueron recibidos en el colegio y compartimos con ellos mientras seguían las tareas de organización.

Cerca de las 20:00 horas comenzó a llegar el tercer grupo, los ruteros. Me inscribí en este equipo y vi de cerca la organización para compartir vehículos, aprenderme el orden de cada parada, saber las reglas de entregar este servicio a nuestros hermanos, reglas de respecto y entrega. A eso de las 20:30 horas, el P. Gonzalo Contreras S.J. nos acompañó para una oración grupal y la bendición dio inicio a la ruta en calle.

Primera parada, Hospital Barros Luco… me di cuenta que esto es más que servir el alimento… es mirar a los ojos, escuchar, abrazar, reír, compartir.. Me di cuenta que es ser comunidad! Acompañar, ser parte de… Y este sentimiento fue creciendo parada tras parada… y al terminar la jornada me quedé con el corazón llenito.

No me queda más que dar las gracias por tanto bien recibido!! Mi corazón dice con fuerza que siga y que repita como un mantra, “Contento, Señor, Contento”.

Apoderada Voluntaria